domingo, 14 de junio de 2009

EL MARGINAL


Título original: Le marginal
Género: Policial
Año: 1983
Nacionalidad: Francia
Duración: 100 min.
Dirección: Jacques Deray
Elenco: Jean-Paul Belmondo (Comisario Philippe Jordan), Henry Silva (Sauveur Meccacci), Carlos Sotto Mayor (Livia Maria Dolores), Pierre Vernier (Inspector Rojinski), Maurice Barrier (Tonton), Claude Brosset (Antonio Baldi), Tchéky Karyo (Francis Pierron), Jacques Maury (Maître Cappa).

Sinopsis:
Belmondo es un policía determinado a que la Justicia sea aplicada, a cualquier precio. En su agenda está un peligroso cartel del tráfico de drogas, que actúa en la región de Paris y Marsella, bajo el comando de un poderoso jefe (Henry Silva), inaccesible, pero mortal.

Comentarios:
Es difícil catalogar una película realizada para el lucimiento del afamado actor de antaño Jean Paul Belmondo, sobre todo porque uno no tiene la cultura necesaria sobre el actor como para lograr justicia a la hora de analizar el film. De hecho es la primera película que veo, al menos de forma consciente. Y la verdad que es bastante mala.
Su personaje es un policía al estilo Harry el sucio, pero francés. No le importa el medio, lo que le importa es que se cumpla la ley. Y así realiza proeza en contra de los delincuentes pasando los límites de la ley, sin problema alguno. A diferencia del personaje de Eastwood, el Comisario Jordan no tiene moral, le da lo mismo matar a un zar de la droga y hacerlo pasar por ajuste de cuentas, enamorar a una prostituta y luego dejarla. El no tiene moral ni vida propia, el quiere que los malos paguen a como dé lugar. Siempre con un tono de humor y despreocupación, a sabiendas que más allá del delito que cometa para poner justicia, siempre se saldrá con la suya. Asi es el Comisario Jordan.
La historia es bastante simplona por demás y sobre todo muy entreverada. Los diferentes personajes que lo llevarán pista tras pista hacia el narcotraficante, así como aparecen mueren, sin más. Hasta que llega a encontrarlo y hacer justicia propia. Uno al terminar la película se pregunta para que buscó tantas pistas en su contra, si al final llegó a él y lo mato sin motivo mayor que el de sacarlo de la calle.
Es una historia de personaje, la cámara sigue al Comisario en todas sus peripecias mientras busca encarcelarlo. Pero los guionistas se encargaron de juntar una y otra escena de acción sin lograr una historia contundente, entonces el film no pasa de eso, no sentamos frente a la pantalla durante cien extensos minutos a ver como Belmondo dispara, persigue y mata gente, no hay nada más. Muy poco, para un actor que a esa altura estaba más que consagrado.
Tal vez la película era una excusa para la gente, que lo único que quería era verlo en acción, no lo sé. Pero cuando uno ve la película desconociendo su popularidad, simplemente buscando un vehículo de entretenimiento, descubre una historia por demás historia. Solo para fans de Belmondo, el resto negarse por favor.


Bonus:
Jean-Paul Belmondo nació el 9 de Abril de 1933 en Neuilly-sur-Seine, en el seno de una familia de artistas. Su padre era el famoso escultor francés de origen siciliano Paul Belmondo, su madre era pintora. En 1957 debuta en el cine con la película “A pied a cheval et en voiture”. En 1958 actúa hasta en cuatro películas, incluida “Double Tour” de Claude Chabrol. En 1960 protagoniza la película que cambiará la forma de hacer y ver cine: “Al final de la escapada”, del ex-crítico de Chaiers du Cinema Jean Luc Godard. La película no sólo rompe la estética acartonada del cine francés “de qualité” y revoluciona la narrativa cinematográfica, sino que además convierte a Jean-Paul Belmondo en un icono de la incipiente “década prodigiosa”.

Puntaje: 3,5

TRAILER
video

No hay comentarios:

Publicar un comentario