martes, 23 de junio de 2009

FUNNY GAMES


Título original: Funny games U.S.
Género: Suspenso
Año: 2007
Nacionalidad: EEUU, Francia, Inglaterra, Austria, Italia y Alemania Duración: 111 minutos
Dirección: Michael Haneke
Elenco: Naomi Watts (Anna), Tim Roth (George), Michael Pitt (Paul), Brady Corbet (Peter), Devon Gearhart (Georgie).

Sinopsis:
Anna (Naomi Watts), George (Tim Roth) y su hijo Georgie (Devon Gearhart) acaban de empezar las vacaciones en su residencia de verano. Mientras Anna prepara la cena, reciben la inesperada visita de dos jóvenes, Paul (Michael Pitt) y Peter (Brady Corbet). Sus idílicas vacaciones pronto se convertirán en una pesadilla.

Comentarios:
Funny games es una película muy particular. Es una remake plano a plano de la película “Funny games” escrita y dirigida por el propio Haneke diez años antes, simplemente (palabras del propio director) para que se conociera a nivel mundial y principalmente en Estados Unidos, ya que la anterior si bien fue exitosa, no lo fue a la magnitud que le hubiese gustado. Un poco soberbio, no? Pues así de soberbia es esta película, que intentando mostrar la violencia en su peor grado, la que no tiene motivo aparente.
Haneke nos plantea una pareja de jóvenes que destroza la vida de la pareja protagónica (pareja ideal) con la sola intención de divertirse. Según varias entrevistas publicadas, el director busca con esta cinta “una especie de reacción a cierto tipo de películas americanas en las cuales la violencia esta hecha para ser consumida” (sic.), y lo que consigue es una especie de hermana menor de esa gran película de Kubrick llamada “La naranja mecánica”, porque la psicología de ellos se parece demasiado a Alex y sus secuaces. Viéndola de ese modo, el film pierde mucho valor pero sobre todo por intentar ser más de lo que es.
De cualquier manera Haneke es un gran director y se las arregla para crear un ambiente claustrofóbico y horripilante con muy pocos elementos y un excelente manejo del lenguaje cinematográfico. Es horripilante ver lo frágil que somos cuando dos jóvenes con malas intenciones irrumpen en la casa de campo de George y Anna haciéndose pasar por amigos de los vecinos y con la excelente excusa de hacerle un mandado a la vecina que necesita 4 huevos y los mandó a ellos para que Anna se los diera. Así de simple ingresan en la casa, así de frágil es nuestra seguridad. Dos chicos encantadores y cultos, que parecen no tener malas intenciones hasta que comienzan a ser molestos, y cuando los quieren echar ya es demasiado tarde. Con un golpe certero en la pierna con un palo de golf inmovilizan a George, y a partir de ahí los dominan, sobre todo infundiéndoles miedo. Dominio que se hace cada vez más tortuoso y perverso, con diálogos por momentos inverosímil pero seductores que llevan a conocer lentamente la verdadera motivación de los asesinos: diversión.
Haneke nos muestra todo con largos planos fijos, en donde la violencia se hace presente fuera de nuestro campo visual, jugando mucho con los sonidos que sugieren lo que no es necesario ver. Somos reales espectadores del “espectáculo” que nos brindan este dúo, sin nosotros del otro lado de la pantalla no tendría sentido actuar. Ellos saben que estamos mirándonos, y por dos veces Paul nos dirige la palabra rompiendo la regla principal del cine, y hasta tiene el poder de cambiar lo que, tanto nosotros como el propio Haneke desea para su pareja protagónica, rebobinando (si, como lo lee) la cinta cuando matan a su compañero para salvarlo.
Paul y Peter tienen vida propia, no se dejan manipular por Haneke. Son reales dentro de la pantalla, por lo tanto nadie ni nada (el cine) los pueden manipular, la realidad es más cruda que la ficción, allí no hay ni director, ni guionista, ni productor que pueda inventar un happy end, en la calle siempre gana el más fuerte y ellos son el reflejo cinematográfico de eso.


Bonus:
Michael Haneke es el nuevo niño mimado de Cannes, en el 2001 ganó el Gran Premio de Jurado por su película “La pianista”, luego en el 2005 ganó el Premio al mejor director por “Caché”, y finalmente en el 2009 ganó la Palma de Oro por su última obra “La banda blanca”. Nació el 23 de marzo de 1942 en Múnich, Alemania. Estudió Filosofía y Psicología antes de dirigir películas, y en su cine convergen ambas formas de exploración existencial. “El cine es el arte de la manipulación; no hay que olvidarlo nunca cuando se hace cine ni cuando se ven películas. Siempre he querido que las mías sugieran una duda en cuanto a la realidad que muestran en la pantalla. Es para alertar el espectador, para despertar su vigilancia. También es posible, gracias al poder del cine, luchar contra las imágenes que, hoy en día, quieren hacer de la brutalidad un producto consumible.”

Puntaje: 8,5

TRAILER:
video

11 comentarios:

  1. Me parece que la relación con "Naranja mecánica" demerita las intenciones de Haneke. A mí me parece una película increíblemente bien hecha como para reducirse a la violencia por la violencia. Sin meterme con la obra de ninguno no creo que Alex DeLarge pudiese cometer una acción como la de los dos jóvenes por el simple hecho de que sus modos de operar y sus motivaciones son distintas. Porque de tal modo tendríamos que poner a un mismo nivel cualquier película que hiciera énfasis en la violencia como si fuera siempre igual.
    Yo creo que la intención de Haneke consiste en enredarnos, en atraparnos, en incomodarnos. En hacer de la violencia fortuita toda una arma retórica y que uno como espectador no quede libre del juego, sea un cómplice forzado como lo era toda la familia. Y lo logra precisamente del modo en que dices: jóvenes educados que, técnicamente, nunca se salen de la norma. Incluso se podría decir que se mantienen demasiado acorde a ella. Unos sociópatas perfectos, no unos sádicos sin más.

    Yo no vi el remake porque mi plan era ver un día el original y luego ir al cine a comparar, pero creo que la película me causó tal incomodidad (y creo que tiene un mérito increíble causar incomodidad antes que mover a la compasión o el rechazo) que no me atreví a verla de nuevo con otros actores. Además que su versión alemana es increíble y Naomi Watts nunca me ha convencido por completo.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Éste filme ha polarizado mucho a sus audiencias. Unos dicen que es un absoluto desperdicio de tiempo y un filme muy pretensioso. Otros dicen que es una obra maestra. Yo la veré algún día... espero valga la pena como aquí apuntas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. No he tenido ocasión de ver esta versión, pero sí la original, y solo tengo una palabra para definirla: perversa. Y es que se trata de la violencia por la violencia, sin intentar siquiera justificarla, solo por placer y diversión.

    Una película que puede resultar desagradable, pero que debe llevar a la reflexión sobre en qué se está convirtiendo la sociedad actual. Solo por eso ya es recomendable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La tengo pendiente en el "cerro", si todavía no me he puesto con ella es porque vi hace poco la anterior y me comenta todo el mundo que es idéntica.

    Todo llegará.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  6. Yo ví primero este segundo "Funny Games" y me gustó. Luego cuando más tarde,pude ver el film original, debo decir , paradojicamente, que también me gustó. Aunque la pérdida del elemento sorpresa disminuye la eficacia dramática de la película, me parece que de ninguna forma es una pérdida de tiempo ver los dos filmes. El orden de los productos no altera el resultado: la excelencia de HAneke no se discute.
    Saludos y felicitaciones por el Blog.

    ResponderEliminar
  7. En mi opinión es una gran película (tanto el remake cómo el original) porque logra, con creces, aquello que se propone: incomodar y perturbar al espectador con una visión de la violencia que deshecha, por completo, cualquier tipo de justificación.
    Es curioso como viendo la película por primera vez, nunca me planteé si la violencia descrita en Funny Games podía ser irreal, improbable o fictia. Me asusté. Porqué tuve la impresión de que esa violencia sin sentido y sin justificación realmente era posible. Podía ser perfectamente real (pese a todos los trucos cinematográficos que Haneke utiliza en su plasmación).

    Es una estupenda película.

    saludos

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me habían recomendado mucho la versión de 1997, pero no había podido verla. Luego, el domingo pasaron por cable esta versión.

    Es una buena película, sin necesariamente llegar a ser obra maestra. Desde este punto de vista, "La pianista" me parece un trabajo superior.

    La comparación con "La naranja mecánica" hay que hacerla con pinzas. Alex y sus amgios son sádicos, puede ser, pero más que eso, son personas de clase media baja con pocas oportunidades, productos de un sistema socioeconómico represivo. Por el contrario, nuestros amigos de "Funny Games", auqnue no se especifica, parecen provenir de la clase alta, ese otro extremo del espectro donde el dinero lo ha comprado todo, hasta el aburrimiento total, y la única diversión posible es la muerte misma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, no he visto, esta nueva version, pero como el autor es el mismo y se comprometió a rodarla plano a plano supongo que la opinión es válida.
    Me parece un estudio inteligente sobre la violencia gratuita y en este sentido si que hay una comparación posible con la narabja mecanica. Pero creo que tiene algunos momentos (ese rebobinado...) que evita que la tomes en serio y anule parte de sus invenciones. Estoy de acuerdo con Asterión en que La Pianista es muy superior, tengo una reseña de esta cinta por cierto.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Me gusta mucho Haneke, y Funny Games me resultó tan angustiante como magnífica.

    La frase "la violencia por la violencia" se aplica más a los personajes de Paul y Peter que a la película en sí.

    Si bien es cierto que Haneke no ofrece salidas al espectador, su cine invita a la reflexión. Si a la familia le sucede lo que le sucede por algo es, y el hecho de que vivan en una casa increíble y tengan la heladera llena, no los habilita a escapar de ese otro sector de la sociedad que nuestra cotidianeidad reprime.

    No justifico el accionar de Peter y Paul, pero el hecho de que existan (y que sean unos insensibles, así como nosotros nos insensibilizamos frente a la miseria que vemos todos los días en la calle) nos tiene que movilizar a preguntarnos el por qué de su accionar más que a horrorizarnos por sus actos.

    Interesante blog.

    Saludos.

    ResponderEliminar