lunes, 30 de noviembre de 2009

VISITANTE DE INVIERNO


Título original: Visitante de invierno
Género: Terror
Año: 2007
Nacionalidad: Argentina y España
Duración: 95 minutos
Dirección: Sergio Esquenazi
Elenco: Santiago Pedrero (Ariel), Sandra Ballesteros (Viviana), Ana Cuerdo (Marisa), Diego Alonso (Pichi), Pepe Novoa (Dr. Silva), Rolly Serrano (Cabo Miranda), Ariel Staltari (Berto), Catalina Artusi (Julieta), Anahí Martella (Clarisa), Jorge Varas (Figura).


Sinopsis:
“Visitante de invierno” se centra en la historia de Ariel Lambert, un joven de veinte años, a quien luego de un trastorno psicológico, se le recomienda hacer reposo en un lugar tranquilo y apacible. En pleno invierno se muda con su madre y hermana a Villa Mar, un pequeño pueblo veraniego el cual en dicha época del año se encuentra prácticamente desierto. Allí, poco a poco, Ariel descubrirá que en una casa cercana a la suya (supuestamente desierta) entran niños, los cuales no vuelven a salir jamás. ¿Pero esto es verdad? ¿O solo parte de la locura de Ariel? Habrá una sola forma de averiguarlo: Ariel deberá entrar a esa casa.


Comentarios:
Esta es la primera película argentina de terror que veo, y me deja una sensación bastante agridulce. No decimos que es un intento fallido, porque su director logró momentos dignos, pero preocupa la falta de riesgo que decidió afrontar al momento de hacerla. La historia transita dentro de los lugares más comunes del género, en donde un chico con trastornos mentales puede llegar a ver a un asesino, el cual pasa desapercibido para todos los demás. Pero como el chico tiene un pasado conflictivo, nadie cree lo que vio y entonces no le queda más remedio que actuar acompañado de una amiga, para lograr las pruebas necesarias para que los mayores le crean.
La historia es demasiada conocida como para darle merito a la película. El director en ningún momento sale del argumento tradicional, y de esa forma vemos como escena a escena la historia avanza por los carriles ya conocidos hasta el hartazgo, y por dicho motivo caer en lo absolutamente previsible. Los personajes secundarios son tan funcionales en la historia, que llegan a molestar, ya que aparecen cuando la historia lo necesita y luego desaparecen sin más. No falta la maldita escena de sueño, donde el protagonista se enfrenta cara a cara con el asesino. Tampoco ayudan las actuaciones, sobre todo la de Santiago Pedrero que personifica a Ariel, el protagonista de la historia.
Pero no todas son malas, porque a pesar de todo lo que dije anteriormente (ya sé que fue mucho…), si hay que reconocerle a su director el pulso narrativo con que lleva la repetida historia. Más allá de no ofrecernos nada nuevo, logra escenas de mucho suspenso y sobresaltos varios. La escena en la cual Ariel ingresa por primera vez a la casa del asesino, contiene un suspenso digno de las mejores películas americanas, al igual que varias que suceden cerca del desenlace final. No sé si eso es merito suficiente a esta altura del partido, pero borrándome de la mente la cantidad de films que vi con la misma historia pude llegar a disfrutarla en ciertos momentos.
Lo que le achacamos al director, es la falta de originalidad en la propuesta, y sobre todo por la falta de riesgo en aportar algo diferente al espectador, curioso por ver un producto de terror argentino. De cualquier manera la propuesta es válida, y siempre es grato ver cine de género en una región donde el drama social y la comedia costumbrista aparecen acaparando toda la producción.


Bonus:
Este es el tercer largometraje para el director, pero el primero en español, ya que sus anteriores trabajos (Dead Line y Bone Breaker) fueron realizados en inglés para el mercado estadounidense. Sobre la película Sergio Esquenazi dijo al respecto: “Yo creo que el guión tiene algo que nos llevó a hacer todo muy rápido, los productores se fueron a España y volvieron con dos productoras que se peleaban por el guión. No es común que pasen ese tipo de cosas. El terror es un género muy subestimado en Argentina. Hay gente talentosa que maneja el género. Somos pocos, nos conocemos todos. El cine argentino maneja más el costumbrismo, la cosa social...que está bien, hay muy buenas películas sobre eso. Tuve muchísimas limitaciones para rodar. Es una película de 45 días y yo tuve 28 días. Fue un rodaje muy intenso, muchas cosas no pude hacer, pero estoy satisfecho. Lo importante es que con lo que tenés hagas lo mejor posible. Nos esforzamos 110 por ciento todos para que sea una buena película, independiente de que sea una película de terror.

Por qué hay que verla?: Si bien la historia es cliché, es interesante ver como en Argentina hay directores interesados en el cine de terror.

Puntaje: 5,5

TRAILER:
video

1 comentario:

  1. Pues no conocía esta peli, pero la buscaré, que siempre me gusta ver las óperas primas de los directores para hacerme ideas sobre lo que nos deperarán en el futuro.
    Saludos

    ResponderEliminar