martes, 10 de noviembre de 2009

EL SECRETO DE SUS OJOS


Título original: El secreto de sus ojos
Género: Drama
Año: 2009
Nacionalidad: Argentina y España
Duración: 127 minutos
Dirección: Juan José Campanella
Elenco: Ricardo Darín (Benjamín Esposito), Soledad Villamil (Irene Menéndez Hastings), Pablo Rago (Ricardo Morales), Javier Godino (Gómez), Guillermo Francella (Sandoval), José Luis Gioia (Molinari).


Sinopsis:
Es el final de la década del 90. Benjamín Espósito (Ricardo Darín), secretario de un Juzgado de Instrucción de la Ciudad de Buenos Aires, está a punto de retirarse y decide escribir una novela basada en un caso que lo conmovió treinta años antes, del cual fue testigo y protagonista. Su obsesión con el brutal asesinato ocurrido en 1975 lo lleva a revivir aquellos años, trayendo al presente no sólo la violencia del crimen y de su perpetrador, sino también una profunda historia de amor con su compañera de trabajo, a quien ha deseado y amado fervorosamente y en silencio durante años. La novela que escribe Espósito nos hace recorrer los años 70, cuando en la Argentina se vivían épocas turbulentas, el aire estaba enrarecido y nada era necesariamente lo que parecía ser. Crimen, amor, justicia, política y venganza se confunden y entremezclan en la vida de los personajes. Una película en la que se entrelazan los dilemas morales en torno a la justicia y el castigo, el tema del proceso de escritura, la empatía y el amor insinuado.


Comentarios:
Más de dos millones de espectadores solamente en Argentina, hace entender porque para muchos es la mejor película argentina de los últimos años. Pero nada está más lejano que eso. No es una mala película, sin dudas que está por encima de la media, pero Campanella comete algunos errores en momentos claves, y eso es imperdonable. Pero no me quiero adelantar en mis comentarios.
El film comienza en el presente, donde Benjamín (Ricardo Darín) ya es un jubilado más, que vuelve a visitar a una vieja compañera de trabajo, que en realidad fue más que eso. Con la excusa del libro que está escribiendo, retoma el contacto y sobre todo los recuerdos del pasado, esos recuerdos que lentamente nos harán introducirnos en una historia escalofriante que cambió su vida: Una chica es encontrada violado y muerta en su domicilio. Su marido (Pablo Rago) no parará hasta encontrar al asesino, así tenga que esperar todos los días de su vida sentado en las estaciones de trenes. Ya nada es más importante. Y ahí está Benjamín, entre la desesperación de Morales (Pablo Rago) y la certeza de saber quién es el asesino. Al que descubre en una secuencia impresionante, como lo es la realizada en la cancha de futbol del club Huracán. Un plano secuencia de cinco minutos, donde la cámara comienza en el cielo, hasta terminar en la cancha de futbol pasando por baños, escaleras y tribuna con gol incluido. Una joya del nuevo cine argentino. Una vez atrapado, confesará de manera absurda su culpabilidad. Pero como son tiempos de dictadura, es dejado en libertad a cambio de algunos favores a los militares. Y allí esta Benjamín, atrapado en una historia de venganzas, y desigualdades sociales. Perdidamente enamorado de Irene, a la cual nunca es el momento para declararle su amor. También esta Sandoval (Guillermo Francella), su mejor amigo y compañero de trabajo, alcohólico perdido pero leal.
Con esta historia bastante común en el cine, Campanella se despacha con una película con toques de policial negro, algo de drama y momentos de humor. Esta vez deja de lado las comedias dramáticas familiares, para abocarse a una historia que entrelaza muchas mini historias, lo que la hace por demás pretenciosa en su búsqueda. Sé que la gran mayoría habla de “El secreto de sus ojos” como una especie de obra maestra, por lo tanto varias personas estarán en desacuerdo con mi comentario, ya que a mi entender se trata del primer traspié narrativo del Campanella de los últimos años.
Para no develar demasiado la trama trataré de explicar lo menos puntual posible. El primer gran problema con el que nos encontramos es la sutileza del descubrimiento. Cliché de las películas americanas, el protagonista logra descubrir al asesino por sobre la policía, al observar con detenimiento un detalle muy diminuto. Luego de encontrarlo en la fabulosa escena en la cancha de Huracán, la manera por la cual el asesino declara es casi infantil, reconozco que me dio un poco de vergüenza ajena. Y la última escena, la cual no puedo revelar mucho, contiene un problema grave, que es cuando Benjamín comienza a atar cabos sueltos de manera caprichosa y sin sentido. Es más, luego de la serie de flashback que lo hacen reaccionar, el espectador se queda pensando que se perdió algo porque no funciona como aclarador, sin mencionar que es otro gran cliché del cine. Es decir, las tres escenas claves que marcan en desenlace de la historia fallan de manera catastrófica. No así el resto de la película, que por momentos nos lleva por un grato camino entre el humor (a cargo del personaje que interpreta magistralmente Francella), la tragedia (centrada en el personaje de Morales, el marido de la victima) y el misterio. Y sobre todo el giro de tuerca final, que es muy impactante y doloroso.
Debo reconocer también, que las películas donde se revela un amor oculto por años me molestan bastante, como sucede aquí. Sobre todo cuando al final se juntan y abandonan sus familias. A esta altura de las circunstancias deberían buscar por otro lado, ya que esas historias cansaron hasta el hartazgo.
Las actuaciones están muy bien, destacándose ese gran actor argentino llamado Ricardo Darin, acompañado por Guillermo Francella aportando la cuota de humor que nunca falta en las películas de Campañella. El que desentona completamente es Pablo Rago, en una actuación muy poco creíble desde todos los ángulos, algo que no es ajeno a su carrera.
De cualquier manera, más allá de mis palabras la película es un éxito, tanto de taquilla como de crítica. A pesar de todo…


Bonus:
“El secreto de sus ojos” contiene las escenas más impactantes del cine argentino de los últimos años. El responsable es Rodrigo Tomasso, quien fuera el director de los efectos especiales y socio de Capanella de “Cien Bares”, productora que llevó adelante el proyecto. La película tiene 108 efectos visuales, aparte de la frutilla del postre que es el plano secuencia de 5 minutos en la cancha de Huracán. La gran mayoría de ellos no se notan. Hay mucha restauración de época como en Retiro, Tribunales, hay algunos planos del interior de la provincia de Lanús, donde hubo que reemplazar el tren por uno de la época. La participación de Tomasso, incluida la escena en la que a través de la animación llenó de público una cancha de futbol vacía, donde Darín y Francella buscan un supuesto asesino, no estuvo acotada a la post producción del film. El artista parananense intervino desde el origen del proyecto, junto a Campanella y participó también durante la filmación. “El rol del supervisor de efectos visuales no está impuesto todavía como debería ser, al nivel de un dirección de fotografía o un director de arte”, reconoce Tomasso y explica que “siempre se relaciona a los efectos visuales con post producción y en realidad es un proceso similar al resto. Vos tenés que estar desde la pre producción, como se hizo en esta película. Se juntan a las cabezas de equipo y se hace lo que se llama el página a página del guión y se va a aportando desde la especialidad de cada uno, para hacer las cosas de una forma que rinda en tiempo y costos”.

Puntaje: 7,0

TRAILER:
video

13 comentarios:

  1. Vaya!jaja debés sentirte (o me imagino que te vas a sentir) como yo hablando de Moon, aunque dentro de todo a vos te gustó algo. No quiero desmenuzar mucho la peli porque sería aguar el guión a quien no la vio y realmente sería responder cosas puntuales de por qué disciento con esos errores que marcás. Hacía mucho que no veía una historia tan bien hecha desde muchos ángulos y si bien es verdad que tiene alguno que otro cliché pues a mí me parecieron brillantemente resueltos. En fin, que sobre gustos... como siempre decimos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El cine es así, subjetivo...a mí me encantó la película jejej Para mí una de las mejores pelis argentinas de los ultimos años, con diferencia

    ResponderEliminar
  3. we hermano, te contaste media película! jeje

    Hace un tiempo un usuario me recomendó -- sabiamente -- que hay dos cosas que no hay que hacer al escribir una crítica: 1) contar la historia, 2) quedarse en el "me gusta esto, no me gusta lo otro", porque sesga al lector.

    Y es cierto... te lo recomiendo de buen corazón :D porque a mi me pasó :D

    En cuanto a la nota, no comparto esos errores que marcas, por lo que ese 7 le queda muy chico a esta obra de arte que le pasa el trapo a todos los proyectos mediocres que se encaran por estos lares...

    A mi parecer estamos ante un producto diferente al resto, que marca la diferencia por la seriedad con la que está hecho, y no con el típico "lo atamo con alambre" con el que se suelen hacer las cosas en este país, y más estando Francella en el reparto (vease los bodrios que acostumbra protagonizar el Guillote en cine).

    Darín, soberbio como siempre; Rago, desgarrador; Villamil, hermosa y aguda; Francella, único e irreconocible; Campanella, un capo.

    Yo, si mal no recuerdo, le puse un 9.50

    Saludos!!!

    PM

    ResponderEliminar
  4. PD: BRINDO POR LA DIVERSIDAD DE OPINIÓN! :D

    para que no pienses q soy un ortiva q te viene a cagar el artículo. Como siempre, es genial el post, vos sabes que siempre te leo y te leeré ;)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. No sabía lo de que el estadio estaba vacio! :O me re sorprendió!

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo con la mayoría de lo que comentás en tu crítica. La confesión del asesino es producto de una actitud del personaje de Villamil que poco tiene que ver con lo que venía mostrando antes, no me termina de cerrar esa conducta por parte de una "chica bien" de doble apellido. Como bien decís, el recurso de flashback denota poca creatividad, está muy usado, hay que resolver la situación de otra manera (por más superproducción que sea, la creatividad no se compra) El final directamente me decepcionó.

    Pero bueno, habiendo leído esto parecería que la película no me gustó, y no es así. Al contrario, salí conforme a pesar de lo que señalo más arriba. Lo de Francella me resultó un hallazgo y a mí sí me gustó la actuación de Pablo Rago. No vi muchas películas suyas pero creo que es de sus actuaciones más destacadas. También destaco el uso del humor en pequeñas dosis.

    Por último, dos pequeñas correcciones: la película transcurre a finales de la década del 70, no del 90. y Lanús no es una provincia sino un partido dentro de la Provincia de Buenos Aires.

    Eso es todo

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Una muy buena película para mi, con un ritmo envidiable y un guión muy sólido genialmente intrepretado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Pablo,
    tenes razon en lo que decis, pero realmente no pude contenerme porque quería decir lo que dije y de lo contrario no hubiese podido. Si mirás mis anteriores reseñas verás que me cuido en ese detalle. Igualmente siempre es bienvenida la recomendación!!!!
    Mge,
    Que bueno que pensas como yo!!!!
    A mi me sucedió lo mismo. A pesar de todo, pase un muy buen rato, y me gustó, por eso le puse 7. Creo que fue la primera vez que me ocurre algo así...
    Gracias por las correcciones, pero debo advertirte que la primera esta mal, ya que la historia actual transcurre en la década del 90, y el flashback en la década del 70.

    Saludos a todos y gracias por visitar!!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Es cierto! Será que como no me gustó el final de los 90 me quedé con el desarrollo setentoso :P
    O a lo mejor es que tengo problemas de memoria y ya.

    ResponderEliminar
  10. Voy a tomarme la molestia de defender la parte de la confesión sin meterme en mucho detalle. Y es que a mé me pareció de lujo. Villamil hace una Irene que aunque de familia bien tiene mucho carácter, es una mina que no duda cuando habla y eso es lo genial de su personaje porque destila tanto dulzura como talante, genio y figura como diría el dicho; ella por un detallito que a muchos se les pasaría se da cuenta lo que es este tipo, cómo la mira y ahí recurre a lo que en psicología está más que demostrado con respecto a los carácteres abusivos y sobretodo los violadores. No quiero decir más porque la verdad sería spoilear pero quería hacer esa pequeña defensa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. A mi en esa escena del interrogatorio me pasó que estaba demasiado metido en las imágenes, que pensé "we, se le está viendo una goma a Villamil... qué onda?" y después habia sido que utilizaban eso para desenmascarar la actitud del violador. GENIAL.

    Uno de los tantos miles de detalles que destacan en esta obra... muy bueno...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. o debo decir que frene de leer, porque hay mucho detalle, ja y no quiero saber nada antes de verla. Intenté leer los comentarios, pero también estan llenos de spoilers, asi que vuelvo cuando la haya visto!!!! jajajaja Saludos!!!
    Igual, extraña que no te haya parecido tan buena, ya sabré si coincido o no con vos.

    ResponderEliminar
  13. Concuerdocon Pablo en que contás demasiado de la trama. Más allá de eso, la peli me gustó. Aunque no la creo una obra maestra, y entiendo tus reparos. No estoy de acuerdo con lo de Rago. Me gustó mucho su actuación.
    Saludos.

    ResponderEliminar