jueves, 29 de octubre de 2009

EL ATAQUE DE LAS ARAÑAS


Título original: Eight legged freaks
Género: Comedia de horror
Año: 2002
Nacionalidad: EEUU y Australia
Duración: 99 minutos
Dirección: Ellory Elkayem
Elenco: David Arquette (Chris McCormack), Kari Wuhrer (Sheriff Sam Parker), Scott Terra (Mike Parker), Scarlett Johansson (Ashley Parker), Doug E. Doug (Harlan), Rick Overton (Diputado Pete), Leon Rippy (Wade), Matt Czuchry (Bret), Jay Arlen Jones (Leon), Eileen Ryan (Gladys), Riley Smith (Randy), Matt Holwick (Larry), Jane Edith Wilson (Emma), Roy Gaintner (Floyd), Don Champlin (Leroy).


Sinopsis:
“El ataque de las arañas” comienza con un barril de desperdicio tóxico cayendo accidentalmente a un lago en las cercanías de un pequeño pueblo en Arizona, Estados Unidos. El material afecta paulatinamente a la fauna local, incluyendo los insectos que un entomólogo usa para alimentar a las exóticas arañas que mantiene en su museo como débil atracción de turistas. Las arañas comienzan a crecer. La sheriff Parker (Kari Wuhrer) y un grupo de vecinos encabezados por Chris McCormack (David Arquette), dueño de las minas locales, tendrán que enfrentarse a la amenaza arácnida para salvar lo que quede de la pequeña comunidad.


Comentarios:
Si bien nunca fui fanático de las películas de monstruos gigantes, que fueron muy populares en la década del 50, debo reconocer que al menos me llamaron la atención, sobre todo por el grado de demencia que significa una película en la cual arañas, ratas, hormigas, o cualquier tipo de insecto crece hasta llegar a ser gigante y atacar a los humanos.
Haciendo una muy breve reseña nos podemos acordar de “La humanidad en peligro” (1954) donde los protagonistas se enfrentan a unas hormigas gigantes producto de mutaciones generadas por radiaciones nucleares; “Monster from Green Hall” (1957) donde los humanos huían de avispas gigantes; "Beginning of the end" (1957) en el cual una plaga de saltamontes gigantes invaden los bosques de Illinois; o "Attack of the giant leeches" (1959) donde una especie de sanguijuelas gigantes infestan los pantanos y desarrollan un gusto particular por la carne humana. Estos son algunos de los ejemplos, de los cuales en todos los casos el gigantismo era producto de algún desecho toxico que se perdía por el lago de manera misteriosa o trágica, provocando dicha mutación.
Pasaron más de cincuenta años, y la sociedad ha perdido el miedo hacia los experimentos con productos tóxicos o radiaciones nucleares y sus consecuencias, y con ello se llevó el cine de monstruos. Pero por suerte, de tanto en tanto aparece alguna película para recordarnos ese cine tan inocente.
“El ataque de las arañas” forma parte de ese grupo. Aquí la formula es exactamente la misma a la que se utilizaba cincuenta años atrás. Un camión con desechos tóxicos tiene un pequeño accidente en la ruta y pierde un barril que se cae a un lago. Un entomólogo que utiliza insectos para alimentar a sus extrañas arañas es el causante de que ellas crezcan hasta dimensiones inesperadas, ya que dicho alimento toxico se transforma como esteroides para las arañas. Claro que el tiempo pasa inexorablemente para todos, y Ellory Elkayem consciente de ello, no se toma en serio el tema, y en clave de homenaje la película se desarrolla a mitad de camino entre el horror y el humor en iguales dosis. La historia ocurre en un pequeño pueblo perdido de Estado Unidos, en el cual el alcalde actúa según sus propios interesases y no los del pueblo. La paz está garantizada por una sheriff que impone la ley, acompañada por un asistente un poco tonto. Por supuesto que es divorciada con hijos, de los cuales la hija adolescente (una sorprendente juvenil Scarlett Johansson) pasa por la etapa de rebeldía, mientras el hijo menor es el cerebrito que descubre la mutación de las arañas ante las burlas del pueblo. El orden aparente, parece desmoronarse cuando llega un forastero que no es tal. Chris, que hace diez años se alejó del pueblo y hoy vuelve para plantearle su amor incondicional al sheriff. Y están las arañas. Y el loco que las colecciona, que es el primero en morir.
Con todo este panorama cliché desde el comienzo hasta el final, el novel director Elkayem se encarga de rememorarnos ese clima de matinée (que en particular me encanta), y sin tomarse la historia en serio se va desarrollando ágilmente hacia un final tan esperado como tonto. A diferencia de las clásicas películas, aquí no hay un héroe tan marcado, sino que los principales actores de esa sociedad, cada uno ayudará para poder salir de este difícil conflicto.
Hay sobresaltos, hay risotadas. La película vale la pena, es inteligentemente tonta. Por más que los efectos visuales sean bastante buenos, el film tiene en su atmosfera un aire de clase Z que nos hace pasar un momento por demás agradable.


Bonus:
“Roland Emmerich y yo estuvimos hablando acerca de las películas de la década de 1950 “Tarántula” y “La humanidad en peligro”, dice el productor Dean Devlin. “Estuvimos de acuerdo en que nadie había hecho películas como aquellas en mucho tiempo”. Lo que los productores no sabían entonces es que el cineasta de Nueva Zelanda Ellory Elkayem había escrito, producido y dirigido poco antes “Larger Than Life”, un cortometraje de ciencia-ficción en blanco y negro de 13 minutos, al estilo de 1950, sobre una pequeña araña que en contacto con una sustancia tóxica crecía hasta proporciones descomunales y aterrorizaba a una mujer en su casa. Se trataba de una interesante combinación de humor, terror y suspense. Después de que este cortometraje fue estrenado con éxito en el Telluride Film Festival, el Productor Ejecutivo Peter Winther lo mostró a Emmerich y Devlin. “El estilo del cortometraje de Ellory era precisamente el mismo del que habíamos estado hablando”, menciona Devlin. “Sabíamos que esta era una oportunidad para revitalizar un género dormido”. “Nos centramos en cinco tipos diferentes de arañas: las arañas escupidoras, las arañas argiope, las tarántulas, las arañas saltadoras y las arañas de tapadera. Cada una de ellas tiene sus propios movimientos y sus propias personalidades. En nuestra película se comportan exactamente como les han dictado siempre sus instintos naturales. Todo esto es realista, sólo que las arañas son más grandes”.

Puntaje: 7,0

TRAILER:
video

9 comentarios:

  1. Como homenaje al cine de los 50 puede valer, pero me costaría trabajo pagar una entrada de cine por verla.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Aunque me gusta el cine de monstruos de los cincuenta, creo que me costaría trabajo ver esta película.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. La vi en cable hace bastante. Me pareció medio trucha... Nada relacionado con Emmerich o Devlin puede valer mucho la pena...

    ResponderEliminar
  4. A mi tambien me parece RE TRUCHA.

    Ni ahi le daría un 7... más bien un 3 o 4..

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Pues yo pagué una entrada de cine por descarte (no había nada mejor en la cartelera) y me llevé una agradable sorpresa. Muy divertida.
    Os recomiendo una producción de este año titulada Infestation que incluso supera los méritos Eight legged freaks.

    saludos

    ResponderEliminar
  6. muy hermosa es Scarlett Johansson la amo

    ResponderEliminar
  7. www.metroflog.com/vrashcool

    www.metroflog.com/vrashcool

    www.metroflog.com/vrashcool

    www.metroflog.com/vrashcool

    www.metroflog.com/vrashcool

    www.metroflog.com/vrashcool

    ResponderEliminar